Piedra

Las placas de piedra natural cumplen dos funciones, la estética y la de paramento de las agresiones medioambientales. Estas se disponen mediante anclajes mecánicos fijados directamente al muro portante con taco químico, creando una cámara de aíre única y continúa entre placa pétrea y soporte que hace la función de aislamiento térmico. Las posibilidades de acabado son infinitas, tantas como clases de piedra existen.