Acabado con revestimiento acrílico

El éxito de este sistema reside en su gran capacidad aislante y fácil colocación, que elimina todos los puentes térmicos de las fachadas y evita que el calor del edificio escape al exterior.

Esto permite un ahorro de un 30% anual tanto de calefacción en invierno como de
aire acondicionado en verano.